Medicina, filosofía y literatura: senderos que se (re)encuentran

Anaclara Castro Santana

Hasta tiempos relativamente recientes en la historia de la humanidad, las disciplinas que hoy dividimos en científicas y humanísticas se consideraban parte de un todo y eran estudiadas de esa manera. Como es bien sabido, durante el renacimiento y la ilustración ser polímata, es decir, adquirir conocimiento y desarrollar habilidades en todos los campos del saber, era el gran ideal a alcanzar. Este fenómeno no se abocaba de manera exclusiva al mundo intelectual; mujeres y hombres comunes eran en gran medida generalistas: en una casa se sabía cómo producir los propios alimentos (desde la obtención de materias primas), elaborar la vestimenta, construir o reparar objetos de uso cotidiano, así como curar o aliviar padecimientos ordinarios.

Leer más…


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *